La Opinión Popular
                  22:19  |  Domingo 01 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Hay que recuperar el progresismo
Por Luis Alberto Romero - Historiador.
“El kirchnerismo no tiene futuro. Lo único que comparto es que yo no tengo nada que ver con ellos y ellos, nada que ver conmigo”. Juan Manuel Urtubey
Nacionales - 08-08-2009 / 10:08
CUMPLE 80 AÑOS EN SEPTIEMBRE Y SOLO DESEA CONOCER A SU DESCENDIENTE ANTES DE MORIR

Carta de una Abuela a su nieto desaparecido

Carta de una Abuela a su nieto desaparecido
La carta de Sonia. Foto Veintitrés
Transcribimos una carta pública que esta semana comenzó a circular por Internet. La autora es Sonia Torres, fundadora de las Abuelas de Plaza de Mayo de Córdoba, quien le escribe a su nieto o nieta al que busca desde el in­vierno de 1976, cuando le avisaron que su hija Silvina -de 21 años y ocho meses de embarazo, cuando la secuestraron- había dado a luz en uno de los centros de detención de la dictadura militar.
Próxima a cumplir 80 años, Sonia escri­bió este mensaje. Es una carta que conmueve y duele. La transcribimos con la esperanza de que llegue a ese nieto o nieta. Y también como un ho­menaje, que entendemos debe ser permanente, a nuestras Abuelas de Plaza de Mayo.
 
 
Querido nieto o nieta. Soy tu abuela Sonia. Hace tanto tiempo que estoy buscándote. Han pasado 33 años sin poder estar a tu lado en los momentos difíciles. Sin tu sonrisa, sin tus caricias.
 
Me imagino encontrar en tu mi­rada el reflejo de tus padres. Silvina y Daniel te pensaron y esperaban tu llegada con mu­cho entusiasmo.
 
Su compromiso con la socie­dad, su solidaridad y un gran amor por vos hi­cieron que buscaran un mundo más justo para recibirte.
 
Anímate a buscarme. Seguro hay muchas preguntas que aletean en tu interior y que juntos podemos responderlas. Mi deseo más grande es poder abrazarte y descubrir juntos el amor que unió a tus padres, Silvina y Da­niel... y que vive en vos y en mí.
 
Este año cumplo 80 años y quiero festejarlos con vos brindando por nuestro reencuentro. Hasta encontrarte, te espero y te pienso.
 
Tu abuela Sonia.
 
 
Agreganos como amigo a Facebook
01-05-2016 / 10:05
01-05-2016 / 10:05
01-05-2016 / 10:05
La multitudinaria marcha sindical y política del viernes no se agota en el dato, de todos modos significativo, de ser la primera gran protesta de la oposición contra la política económica del gobierno de Mauricio Macri, a casi 150 días de haber asumido. Implica la toma de posiciones de varios sectores que tenían poco y nada en común. Y hasta se denostaban unos con otros.
 
Fiel a su tradición, el peronismo de todo color y pelaje podría estar empezando a oler sangre. Y vería ahora mismo, sin reparar en que Macri encabeza una administración que ha tenido que asumir en un contexto económico y social como no se recuerda desde el retorno de la democracia hace 33 años, su oportunidad de empezar a dar los primeros pasos para volver al gobierno.
 
Hay algunos datos de la realidad que han llamado la atención y encendido algunas alarmas. La marcha fue organizada por las cinco centrales sindicales en un marco de unidad, y en reclamo por asignaturas que ya estaban planteadas antes, como es el caso del impuesto a las Ganancias, o la universalización de las asignaciones familiares, como también el 82 por ciento móvil para los jubilados.
 
Se le agregaron ahora dos reclamos: el primero, contra los despidos que se produjeron en el Estado y en la actividad privada, que los gremios adjudican a las medidas de ajuste que tuvo que tomar el gobierno. El siguiente fue más una amenaza a futuro: el documento sindical le reclamó al gobierno que respete el derecho de huelga.
 
Lo que llama la atención, aunque no debiera sorprender, es que de esa protesta anunciada se colgaron sectores del cristinismo duro, y del propio peronismo que hasta hace unos días se mostraba comprometido con la gobernabilidad y dispuesto a ayudar al gobierno a salir del momento actual, "el peor" de la gestión llevada adelante hasta ahora.
 
Aunque no en posiciones preponderantes, ayer hubo movilización de sectores de La Cámpora, del peronismo no kirchnerista y de la izquierda vernácula. Ese dato, tal vez agigantado por algunos sectores oficiales, se potencia con expresiones como la del referente de Carta Abierta, Ricardo Forster, que le deseó a Macri "que le vaya mal".
 
El gobierno sospecha con todas las letras que el peronismo se ha unido en torno a la sanción de la ley antidespidos no tanto porque en el fondo les interese preservar el empleo. Lo que buscan, es lo que sospechan altos funcionarios, es hacerle pagar a Macri el costo político de tener que vetar la ley, si finalmente pasa el filtro de Diputados.
 
Surge nítido que el gobierno dependerá en mucho de lo que haga Sergio Massa, quien, mal que les pese, ha decidido pararse otra vez en la "ancha avenida del medio" para beneficiarse de la pelea sin cuartel en la que se han enfrascados macristas y cristinistas.
 
Al macrismo le falta calle. Y haría bien en corregirse hacia adentro: hay demasiadas internas para un gabinete que necesita estar concentrado en salir del momento actual y llegar al objetivo de que todo sea un poco mejor en el segundo semestre del año. En especial porque las encuestas marcan que la paciencia ciudadana tiene un límite.

30-04-2016 / 18:04
30-04-2016 / 18:04
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar