La Opinión Popular
                  10:04  |  Jueves 23 de Octubre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Un país atravesado sólo por estrategias de poder
Por Natalio Botana, Politólogo e Historiador
“Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”. Albert Einstein
Nacionales - 08-08-2009 / 10:08
CUMPLE 80 AÑOS EN SEPTIEMBRE Y SOLO DESEA CONOCER A SU DESCENDIENTE ANTES DE MORIR

Carta de una Abuela a su nieto desaparecido

Carta de una Abuela a su nieto desaparecido
La carta de Sonia. Foto Veintitrés
Transcribimos una carta pública que esta semana comenzó a circular por Internet. La autora es Sonia Torres, fundadora de las Abuelas de Plaza de Mayo de Córdoba, quien le escribe a su nieto o nieta al que busca desde el in­vierno de 1976, cuando le avisaron que su hija Silvina -de 21 años y ocho meses de embarazo, cuando la secuestraron- había dado a luz en uno de los centros de detención de la dictadura militar.
Próxima a cumplir 80 años, Sonia escri­bió este mensaje. Es una carta que conmueve y duele. La transcribimos con la esperanza de que llegue a ese nieto o nieta. Y también como un ho­menaje, que entendemos debe ser permanente, a nuestras Abuelas de Plaza de Mayo.
 
 
Querido nieto o nieta. Soy tu abuela Sonia. Hace tanto tiempo que estoy buscándote. Han pasado 33 años sin poder estar a tu lado en los momentos difíciles. Sin tu sonrisa, sin tus caricias.
 
Me imagino encontrar en tu mi­rada el reflejo de tus padres. Silvina y Daniel te pensaron y esperaban tu llegada con mu­cho entusiasmo.
 
Su compromiso con la socie­dad, su solidaridad y un gran amor por vos hi­cieron que buscaran un mundo más justo para recibirte.
 
Anímate a buscarme. Seguro hay muchas preguntas que aletean en tu interior y que juntos podemos responderlas. Mi deseo más grande es poder abrazarte y descubrir juntos el amor que unió a tus padres, Silvina y Da­niel... y que vive en vos y en mí.
 
Este año cumplo 80 años y quiero festejarlos con vos brindando por nuestro reencuentro. Hasta encontrarte, te espero y te pienso.
 
Tu abuela Sonia.
 
 
Agreganos como amigo a Facebook
23-10-2014 / 09:10
 
Desde su asunción en mayo del 2003, el kirchnerismo ha utilizado como pantalla la supuesta defensa de los derechos humanos para hacer oscuros negocios. Y su principal instrumento fue la Fundación Madres de Plaza de Mayo que conduce la inefable Hebe de Bonafini, quien desde un principio se alió sin miramientos al oficialismo.
 
Ayer, se sumó un nuevo capítulo al escándalo: con la mayoría automática K, la Cámara de Diputados convirtió en ley el proyecto de estatización de la Universidad de las Madres de Plaza de Mayo, haciendo oídos sordos a los pedidos de la oposición de postergar el debate. 
 
Lo más grave es que, con esta medida, será el Estado, es decir el conjunto de los ciudadanos que pagamos impuestos, el que termine haciéndose cargo de un rojo que rondaría los $230 millones, producto de distintos desmanejos y actos de corrupción ocurridos dentro de la entidad.
 
Con esta acción se nota claramente la doble moral y el doble discurso de los K aplicado a las Madres y Hebe de Bonafini. Una de las características que ha regido a la Universidad de las Madres de plaza de Mayo ha sido la imposibilidad de poder disentir con la histórica jefa de la asociación o con sus ideas.
 
Trabajadores perseguidos por pensar distinto, un centro de estudiantes que no puede existir, un espíritu crítico que no existe, trabajadores que no se les realiza aportes previsionales, una universidad que no le paga a Edesur y que se cuelga de los cables desde hace 9 años.
 
Para muchos sectores de la oposición, la estatización es la excusa ideal para el salvataje de una universidad que ya no podía seguir funcionando por el desfinancimiento y los manejos turbios.
 
Todo comenzó a destaparse luego del escándalo del Plan Sueños Compartidos que manejaba el parricida Sergio Schoklender, el hijo putativo que durante años tuvo Bonafini. A partir de este programa, por distintos actos de corrupción, se despilfarraron $1200 millones que salieron de los impuestos que pagamos todos los ciudadanos.
 
Estos millones deberían haber servido para construir viviendas sociales, pero se habrían usado para engrosar el patrimonio de los hermanos Schoklender, de la hija de Bonafini y de otros personajes nefastos.
 
Mientras reina la impunidad, para colmo de males, ahora los ciudadanos vamos a estar sosteniendo con nuestros impuestos carreras de formación militante para estudiantes ultra K. Seguimos manteniendo vagos...
 
La Opinión Popular

23-10-2014 / 08:10
23-10-2014 / 08:10
  Según el relevamiento mensual de la Canasta de Consumos de la Ciudad de Buenos Aires, que realiza el instituto porteño de estadísticas, una familia tipo necesita un 40% más que hace un año para enfrentar sus compromisos. Este incremento es una buena aproximación a la inflación real, esa que el INDEC kirchnerista manipula, aún luego de la elaboración del IPCnu.
 
La canasta alimentaria alcanzó un valor de $4.202 (35% más que un año atrás). La que contempla los gastos de vivienda (alquiler, expensas, servicios públicos, comunicaciones y transporte), alcanzó los 3.774 pesos. Luego se suman los gastos en educación, artículos de limpieza, esparcimiento y bienes y servicios de cuidado personal, que suman otros $2.017 y finalmente se contemplan los gastos en indumentaria, salud, equipamiento de vivienda, que llegan a los 1.681 pesos. La suma de esas canastas da un valor total de $11.674.
 
A su vez, los consumidores se dividen en tres partes, en primer lugar a aquéllos asalariados que perciben sueldos de hasta $8.500, que constituyen el 62 % de la población; en segundo término a quienes ganan entre $8.500 y $15.000, que conforman el 26 % de la sociedad y, finalmente, a los que tienen ingresos superiores a los $15.000 mensuales, que forman parte del 12 % restante.
 
Los aumentos de salarios se diluyen con la inflación, que le pega a todos los sectores sociales. Los de bajos ingresos tienen que enfrentar un aumento significativo de los alimentos. Los sectores asalariados de mayores ingresos, los que más se quejan del proceso inflacionario que atraviesa la Argentina, sufren el impacto del impuesto a las ganancias y la quita de subsidios a algunos servicios.
 
El problema es: ¿Por qué los precios suben pese a que se vende menos? Cuando la economía se enfría, el "consuelo" es una moderación del impulso inflacionario. ¿Cómo se explica, entonces, que pese a esta contracción los precios suban? Esto es una clara señal de que se está dando una caída en la "demanda de dinero".
 
La gente pierde la confianza en la moneda local y entonces trata de sacársela de encima lo antes posible, ante el temor de una rápida pérdida de poder adquisitivo. Esta tendencia a "huir del peso" es lo que explica el porqué los precios continúan hacia arriba -y a velocidades crecientes- pese a que los comercios vendan menos y a que haya caído el nivel de compras.
 
Un factor clave para la inflación es la actitud que tome el gobierno de CFK respecto al dólar. Apenas Alejandro Vanoli asumió en el Banco Central, prometió que el dólar se iba a quedar quieto. Pero lo cierto es nadie cree que pueda mantener por mucho tiempo al dólar en la cotización actual mientras que el resto de los precios suben al 40% anual.
 
Años atrás el Gobierno se jactaba de inyectar pesos a la economía cuando las cosas pintaban mal y con esto lograba una reactivación. Pero lo cierto es que ahora esto ya no resulta. ¿Por qué? Porque no hay forma de incrementar el gasto sin recurrir a la "maquinita" de emitir. Pero el remedio K de inyectar más pesos, ahora, no hace más que empeorar la enfermedad de la inflación.
 
La Opinión Popular

22-10-2014 / 16:10
22-10-2014 / 11:10
 
La Justicia declaró hoy la quiebra de la empresa Trenes de Buenos Aires (TBA) y los familiares de las 51 víctimas de la tragedia de Once temen que la firma de los hermanos Cirigliano no afronte los reclamos indemnizatorios millonarios y esa responsabilidad sea transferida al Estado.
 
Desde las querellas de las víctimas, sostuvieron que es sospechoso que la quiebra se haya declarado en este momento, en medio del juicio oral para esclarecer la responsabilidad de lo ocurrido, con funcionarios, empresarios y el motorman Marcos Córdoba sentados en el banquillo.
 
La jueza Paula María Hualde decidió hoy dictar la quiebra de TBA, que estaba en convocatoria de acreedores desde 2005. Se especula con que ahora solo el Estado podría terminar haciéndose responsable de las indemnizaciones de los afectados.
 
En febrero de 2012 el Ministerio de Planificación Federal, Julio De Vido dispuso la intervención administrativa, técnica-operativa de la firma que presidía Claudio Cirigliano, quien fue autorizado en mayo de 2005 por el Tribunal Oral Federal 2 a no concurrir a las audiencias de testigos del juicio por la tragedia.
 
La quiebra ya había sido declarada en dos oportunidades -pese a que después la empresa fue salvada-.
 
En julio de 2012 el abogado Gregorio Dalbón, representante de gran parte de los damnificados, estimaba una demanda de unos $1300 millones contra TBA y el Estado nacional.
 
Atento a los montos, y sin subsidios ni concesión, TBA no iba a poder hacer frente a los pagos ya que sus aseguradoras tenían topes máximos que no alcanzan para cubrir una tragedia de la magnitud de lo ocurrido en Once, donde murieron 51 personas y hubo 700 heridos.
 
La Opinión Popular

NicoSal Web Design

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar