La Opinión Popular
                  23:36  |  Sábado 17 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Es peligroso tener razón cuando el gobierno está equivocado”. Voltaire
Recomendar Imprimir
Nacionales - 08-08-2009 / 10:08
CUMPLE 80 AÑOS EN SEPTIEMBRE Y SOLO DESEA CONOCER A SU DESCENDIENTE ANTES DE MORIR

Carta de una Abuela a su nieto desaparecido

Carta de una Abuela a su nieto desaparecido
La carta de Sonia. Foto Veintitrés
Transcribimos una carta pública que esta semana comenzó a circular por Internet. La autora es Sonia Torres, fundadora de las Abuelas de Plaza de Mayo de Córdoba, quien le escribe a su nieto o nieta al que busca desde el in­vierno de 1976, cuando le avisaron que su hija Silvina -de 21 años y ocho meses de embarazo, cuando la secuestraron- había dado a luz en uno de los centros de detención de la dictadura militar.
Próxima a cumplir 80 años, Sonia escri­bió este mensaje. Es una carta que conmueve y duele. La transcribimos con la esperanza de que llegue a ese nieto o nieta. Y también como un ho­menaje, que entendemos debe ser permanente, a nuestras Abuelas de Plaza de Mayo.
 
 
Querido nieto o nieta. Soy tu abuela Sonia. Hace tanto tiempo que estoy buscándote. Han pasado 33 años sin poder estar a tu lado en los momentos difíciles. Sin tu sonrisa, sin tus caricias.
 
Me imagino encontrar en tu mi­rada el reflejo de tus padres. Silvina y Daniel te pensaron y esperaban tu llegada con mu­cho entusiasmo.
 
Su compromiso con la socie­dad, su solidaridad y un gran amor por vos hi­cieron que buscaran un mundo más justo para recibirte.
 
Anímate a buscarme. Seguro hay muchas preguntas que aletean en tu interior y que juntos podemos responderlas. Mi deseo más grande es poder abrazarte y descubrir juntos el amor que unió a tus padres, Silvina y Da­niel... y que vive en vos y en mí.
 
Este año cumplo 80 años y quiero festejarlos con vos brindando por nuestro reencuentro. Hasta encontrarte, te espero y te pienso.
 
Tu abuela Sonia.
 
 
Agreganos como amigo a Facebook
17-02-2018 / 12:02
17-02-2018 / 12:02
En su paso por Argentina, el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Rex Tillerson, ex director ejecutivo de la petrolera Exxon Mobile, no levantó las restricciones a los limones y al biodiésel o a la carne, que constituyen la modesta contrapartida argentina del intercambio entre ambos países.
 
Pero el jueves, el gobierno argentino emitió un decreto para la compra de material militar, un decreto secreto por decreto. Todas las discusiones económicas con Washington han sido un fracaso para Mauricio Macri, quien a cambio ha sido generoso y rápido para alinearse.
 
El gobierno de la alianza Cambiemos anunció acuerdos con el Comando Sur norteamericano, para asentar una base de la DEA en la triple frontera y conformar un grupo comando de respuesta rápida que involucra a las tres fuerzas armadas, que apoyará esa tarea.
 
El motivo de esta reactivación bélica de la región apunta a la decisión de Estados Unidos de recuperar una posición hegemónica en su "patio trasero". Su actual política proteccionista lo limita para hacerlo con acuerdos comerciales y entonces lo completa con presencia militar, la vieja política de la zanahoria y el garrote de la doctrina Monroe que seduce a Tillerson.
 
Son las dos vías de recolonización de las Fuerzas Armadas y de Seguridad regionales: la introducción de bases de la DEA y la consolidación de hipótesis de conflicto contra el narcotráfico y el terrorismo, que a poco de andar se convierten en represión de la disidencia interna con la presencia de asesores yanquis como ha sucedido en México.
 
Macri tenía que inventar la existencia de un foco terrorista para encajar en ese esquema dependiente y así surgió una organización fantasmagórica de mapuches alzados, de la que no se conoce un documento y de la que ni siquiera se ha mostrado armamento.
 
Pero el gobierno argentino puede exhibir, en cambio, que la lucha contra esta inasible RAM ya produjo dos bajas: Santiago Maldonado y Rafael Nahuel, dos pibes desarmados que participaban en una protesta social legítima.
 
Con el dedo siempre en el gatillo, son esquemas de muy baja intensidad democrática. Porque el garrote ideológico se traslada hacia dentro de cada país.
 
Las primeras en ser reequipadas por el gobierno de los ricos han sido las fuerzas de seguridad, que pasaron por un lavado de cabeza ideológico para conferirles impunidad en las funciones de represión. 

16-02-2018 / 12:02
16-02-2018 / 09:02
Bajo el impacto de la devaluación y los tarifazos, se hunden las metas oficiales de Mauricio Macri para la inflación. Para el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) fue en enero de 1,8 % en los precios minoristas. Eso implica un 25 % anual, por encima de la de 2017. Para colmo, la inflación mayorista fue de 4,6 %, lo que anuncia nuevas subas.
 
La suba interanual del 25 % es una mala noticia si se tiene en cuenta la meta de inflación oficial del 15 %, que el Gobierno de Macri debió modificar a fines de 2017, cambiando incluso la meta inflacionaria votada por el Congreso en el Presupuesto Nacional.
 
De acuerdo al registro oficial, el nivel general del 1,8 % relevado durante el primer mes del año ascendió a un 1,9 % en la región Pampeana y en el Noreste, mientras que la Patagonia registró el mayor índice con un 2,6 %, aunque en el interanual reflejó un 23,5 %. En tanto, en el Gran Buenos Aires se registró la mayor suba interanual con un 25,4 %.
 
En tiempo de vacaciones, los mayores aumentos se registraron en recreación y cultura (3,5 %), restaurantes y hoteles (2,9 %) y bebidas alcohólicas y tabaco (2,3 %). También fue alto el aumento en el precio del transporte: 2,2 %, tras el anuncio realizado por el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, sobre una suba escalonada del precio del transporte hasta junio. 
 
A esto, habrá que sumarle los aumentos tarifarios de febrero en la luz, los peajes, medicina prepaga y telefonía celular. Tampoco habrá que descontar la devaluación del peso, con un dólar que danza alrededor de los $20 y que, inevitablemente, repercute en los precios de las góndolas. Y los precios mayoristas que crecieron a una tasa insólita por el fuerte impacto de la devaluación.
 
En este panorama, suena a broma de mal gusto la afirmación del gobierno de Macri que el alza salarial supera a la inflación de 2017. Noticia que fue destacada por el Gobierno, como así también por las grandes empresas periodísticas ultra oficialistas y analistas económicos afines al macrismo.
 
La intención es desalentar el reclamo de compensaciones por lo perdido el año pasado. Y son engaños del macrismo para imponer un techo en paritarias. Pero la única verdad es la realidad: cuando los trabajadores reciban la primera cuota de aumento, la inflación ya le habrá erosionado por varios meses el salario. Son tajadas que los grandes empresarios se embolsan y no retornan más al bolsillo del trabajador.
 
La Opinión Popular

15-02-2018 / 17:02
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar