La Opinión Popular
                  02:01  |  Miércoles 26 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Un país atravesado sólo por estrategias de poder
Por Natalio Botana, Politólogo e Historiador
“Si llego a la Casa Rosada irá preso cualquier persona que comete un delito sin importar si es extranjero, argentino o vicepresidente de la Nación”. Julio Cobos
Nacionales - 08-08-2009 / 10:08
CUMPLE 80 AÑOS EN SEPTIEMBRE Y SOLO DESEA CONOCER A SU DESCENDIENTE ANTES DE MORIR

Carta de una Abuela a su nieto desaparecido

Carta de una Abuela a su nieto desaparecido
La carta de Sonia. Foto Veintitrés
Transcribimos una carta pública que esta semana comenzó a circular por Internet. La autora es Sonia Torres, fundadora de las Abuelas de Plaza de Mayo de Córdoba, quien le escribe a su nieto o nieta al que busca desde el in­vierno de 1976, cuando le avisaron que su hija Silvina -de 21 años y ocho meses de embarazo, cuando la secuestraron- había dado a luz en uno de los centros de detención de la dictadura militar.
Próxima a cumplir 80 años, Sonia escri­bió este mensaje. Es una carta que conmueve y duele. La transcribimos con la esperanza de que llegue a ese nieto o nieta. Y también como un ho­menaje, que entendemos debe ser permanente, a nuestras Abuelas de Plaza de Mayo.
 
 
Querido nieto o nieta. Soy tu abuela Sonia. Hace tanto tiempo que estoy buscándote. Han pasado 33 años sin poder estar a tu lado en los momentos difíciles. Sin tu sonrisa, sin tus caricias.
 
Me imagino encontrar en tu mi­rada el reflejo de tus padres. Silvina y Daniel te pensaron y esperaban tu llegada con mu­cho entusiasmo.
 
Su compromiso con la socie­dad, su solidaridad y un gran amor por vos hi­cieron que buscaran un mundo más justo para recibirte.
 
Anímate a buscarme. Seguro hay muchas preguntas que aletean en tu interior y que juntos podemos responderlas. Mi deseo más grande es poder abrazarte y descubrir juntos el amor que unió a tus padres, Silvina y Da­niel... y que vive en vos y en mí.
 
Este año cumplo 80 años y quiero festejarlos con vos brindando por nuestro reencuentro. Hasta encontrarte, te espero y te pienso.
 
Tu abuela Sonia.
 
 
Agreganos como amigo a Facebook
25-11-2014 / 16:11
25-11-2014 / 13:11
25-11-2014 / 09:11
 
El secretario de Justicia, el camporista Julián Álvarez, minimizó que la firma Hotesur, empresa que administra un hotel de la presidenta Cristina Fernández, no presente balances desde hace tres años en la Inspección General de Justicia.
 
Así, el funcionario se alineó con el argumento que esgrimió ayer la  propia compañía para defenderse, aduciendo que las faltas "son menores".
 
"Una empresa no presentó sus balances en la IGJ y los presentó en la AFIP. Habrá sido el error de un contador, no vas a pretender que la Presidenta esté viendo si se presentó el balance en la IGJ o en la AFIP", relativizó Álvarez.
 
Sin embargo, recordó que la cartera tiene "la potestad y lo vamos a hacer, le vamos a aplicar una multa a Hotesur y será la más severa. La multa es una multa de 3 mil pesos, pero no porque se nos ocurre, sino porque está reglamentado así. Es una irregularidad que es más leve que pasar un semáforo en rojo", minimizó.
 
Molesto con el juez Bonadio y la cobertura mediática del caso, el gobierno de CFK propagó dos líneas centrales de su estrategia: anunciar el cobro de la ridícula multa, un castigo menor para dar cuenta del tipo de irregularidad, y una nueva denuncia contra el juez que investiga la corrupción.
 
Si las consecuencias fuesen solamente la multa de $ 3.000 no tendrían por qué tratar de desplazar a Bonadío. Cristina y su entorno están preocupados porque el juez está detrás de los múltiples lazos con Lázaro Báez para el lavado de dinero. En cuatro países se está investigando el tema: Suiza, EE.UU., Uruguay y Argentina.
 
De esta manera, el Gobierno de CFK procura hacer un control de los daños: minimiza las irregularidades contables de Hotesur, pero nada dice de los negocios con Báez.
 
La Opinión Popular

25-11-2014 / 08:11
  Todos hablan del Impuesto a las Ganancias. Es el impuesto más impopular y el que más complicaciones políticas le generan al Gobierno de Cristina Fernández. A tal punto que parecería que es el factor que puede inclinar la balanza para determinar si el fin de año se vivirá con paz social o con turbulencias.
 
En las negociaciones sindicales que se desarrollan en estos días, el reclamo de un alivio en este impuesto -por la vía de elevar el "piso" a partir del cual los asalariados empiezan a tributar- se transformó en gran protagonista. Se lo menciona incluso con más insistencia que a la reapertura de paritarias, que a un bono de fin de año o que a las "sumas puente".
 
El tema tiene tal fuerza que ha unido lo que el cristinismo desunió: las facciones rivales de la CGT, que unificaron su discurso. Antonio Caló espera el regreso de Cristina a sus funciones para recordarle su promesa de "derogar la cuarta categoría del impuesto", mientras trata de calmar a su base del sindicato metalúrgico, que está al borde del conflicto.
 
Al mismo tiempo, Hugo Moyano salió de su silencio (había manifestado su temor a ser acusado de "desestabilizador") para retomar su discurso favorito: el anuncio de protestas si no hay un alivio en este tema. "¿Qué tienen que ver las paritarias si gran parte del porcentaje que se logra en estos acuerdos se lo lleva el Gobierno a través de este impuesto al trabajo?", disparó el sindicalista opositor.
 
La situación es de por sí reveladora de cómo este gravamen ha dejado de ser una preocupación exclusiva de una minoría de empleados -que conforman la parte superior de la pirámide de ingresos- y ya afecta a una vasta porción de trabajadores de nivel medio.
 
Fuentes del gremio ferroviario que están en estos momentos negociando su situación salarial, indican que este año el efecto de Ganancias implicó que, por este concepto, la AFIP se quedara con un sueldo y medio del ingreso promedio de cada empleado.
 
Lo cierto es que, a esta altura, el reclamo es tan fuerte que hasta da la sensación de que sería relativamente fácil para el gobierno de CFK aliviar las tensiones sociales.
 
Bastaría con un pequeño gesto -por ejemplo, eximir del impuesto al cobro del medio aguinaldo de diciembre- para que se generase un cambio de clima. Más aun, el Gobierno no sólo lograría desactivar las protestas gremiales sino que hasta tendría una mejora en su imagen ante la opinión pública.
 
Sin embargo, en pocos temas se ha mostrado tan rígido e inflexible como en este. Hasta ha habido señales, en los últimos días, de que toleraría otras medidas que antes resistía -como la reapertura anticipada de las paritarias- con tal de que Ganancias quede tal como está.

24-11-2014 / 19:11
 
Hubo un tiempo en que Cristina Fernández y Elisa Carrió fueron complementarias en su crítica compartida a la política tradicional. Luego, cuando Cristina llegó a Presidenta, Elisa devino la gran profeta, fueron vidas paralelas, una la dueña del presente, la otra del futuro. Después se enfrentaron a muerte pensando una lo contrario a la otra pero actuando con estilos parecidos, como la cara y contracara de una misma moneda.
 
Ahora han subordinado tanto el contenido de sus diferentes ideas con la forma similar de llevarlas a cabo, que se parecen cada vez más en muchas cosas. La patología política argentina ha parido una nueva criatura, una simbiosis de sus dos mujeres más pasionales. Se llama, o podría llamarse, Cristielisa.
 
Cristielisa se sube a estructuras políticas a las que desprecia. Dice cosas interesantes, o al menos dice alguna cosa, mientras que el resto de los políticos no dice nada, sean oficialistas u opositores.
 
La parte Cristi de Cristielisa hasta a su marido muerto lo considera un politiquero más, pero por su amor ha decidido salvar su memoria a como dé lugar y aunque tenga que incendiar el reino, en particular destruir a todo el periodismo y la justicia.
 
La parte Elisa de Cristielisa se junta y hace alianzas con todos los que luego acusa de corruptos (Cobos, Morales, Mestre, Binner, Solanas, Alfonsín, Artaza) y no duda en destruir lo mismo que construyó si no le llevan el apunte a sus profecías, porque dice tener la bola de cristal.
 
¿Es necesaria? Más bien diríamos que es inevitable en momentos como los actuales desprovistos de pasión política, esa que ella revivifica al hacer circular la sangre.
 
Cristielisa no es amada por nadie desde el corazón sino desde el cerebro, a pesar de su inmensa pasión. No tiene la pasión de Evita, a la cual amaban los humildes desde el corazón. Acá, los que aman a Cristielisa primero lo piensan y cuando aceptan su discurso, su relato, entonces se hacen fanáticos de su concepción de entender la vida y la política.
 
A partir de allí la pasión es delirante, fundamentalista. Una pasión enfermiza que transforma al cerebro en un órgano sentimental y le hace perder objetividad.
 
Ella nos domina porque cubre un gran vacío, ella nos habla de aquello a lo que han renunciado los partidos en nombre de un pragmatismo que sólo tiene que ver con la defensa a ultranza de la corporación.
 
Cristielisa es la expresión más cabal de un momento de nuestra historia cínico y vacío que reclama pasión, y ella la provee a su manera. Es inteligente pero se cree de alguna manera sobrehumana.
 
Cristielisa ha convertido la cuestión de las formas en una cuestión de fondo. Ha hecho del insulto y la ofensa, tanto a propios como ajenos, la razón de la existencia de su ideología. La correlación es absoluta: si no estás con ella o sos ladrón o sos golpista.

NicoSal Web Design

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar