La Opinión Popular
                  10:52  |  Viernes 01 de Agosto de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
La apuesta del consenso y la reconstrucción
Por Natalio Botana, Politólogo e Historiador
Porque cuando tengo que cantar verdades las canto derecho nomás, a lo macho, aunque esas verdades amuestren bicheras donde naides creiba que hubiera gusanos. El orejano
Nacionales - 08-08-2009 / 10:08
CUMPLE 80 AÑOS EN SEPTIEMBRE Y SOLO DESEA CONOCER A SU DESCENDIENTE ANTES DE MORIR

Carta de una Abuela a su nieto desaparecido

Carta de una Abuela a su nieto desaparecido
La carta de Sonia. Foto Veintitrés
Transcribimos una carta pública que esta semana comenzó a circular por Internet. La autora es Sonia Torres, fundadora de las Abuelas de Plaza de Mayo de Córdoba, quien le escribe a su nieto o nieta al que busca desde el in­vierno de 1976, cuando le avisaron que su hija Silvina -de 21 años y ocho meses de embarazo, cuando la secuestraron- había dado a luz en uno de los centros de detención de la dictadura militar.
Próxima a cumplir 80 años, Sonia escri­bió este mensaje. Es una carta que conmueve y duele. La transcribimos con la esperanza de que llegue a ese nieto o nieta. Y también como un ho­menaje, que entendemos debe ser permanente, a nuestras Abuelas de Plaza de Mayo.
 
 
Querido nieto o nieta. Soy tu abuela Sonia. Hace tanto tiempo que estoy buscándote. Han pasado 33 años sin poder estar a tu lado en los momentos difíciles. Sin tu sonrisa, sin tus caricias.
 
Me imagino encontrar en tu mi­rada el reflejo de tus padres. Silvina y Daniel te pensaron y esperaban tu llegada con mu­cho entusiasmo.
 
Su compromiso con la socie­dad, su solidaridad y un gran amor por vos hi­cieron que buscaran un mundo más justo para recibirte.
 
Anímate a buscarme. Seguro hay muchas preguntas que aletean en tu interior y que juntos podemos responderlas. Mi deseo más grande es poder abrazarte y descubrir juntos el amor que unió a tus padres, Silvina y Da­niel... y que vive en vos y en mí.
 
Este año cumplo 80 años y quiero festejarlos con vos brindando por nuestro reencuentro. Hasta encontrarte, te espero y te pienso.
 
Tu abuela Sonia.
 
 
Agreganos como amigo a Facebook
01-08-2014 / 09:08
En momentos en que el país se encuentra en default, poniendo en vilo a millones de argentinos que indefectiblemente se verán afectados por la profundización de la crisis, la presidenta Cristina Fernández ayer volvió a mostrar que vive en una nube de gas.
 
En un mundo globalizado y capitalista, intentar hacer creer displicentemente que no cumplir en tiempo y forma con los acreedores no es un default, como ayer lo hizo CFK, y su gurú Kicillof, solamente puede ser producto de la ignorancia o de una maldad manifiesta. 
 
"No es que no le queremos pagar a los fondos buitre. Les ofrecimos entrar al canje, pero quieren la sentencia casi usuraria que les da más del 1600% de ganancias", lanzó la mandataria, delante de toda su tropa alineada, en el tramo más fuerte de su discurso que fue trasmitido por cadena nacional, intentando responsabilizar de todo al polémico juez Thomas Griesa.
 
Y agregó: "Ahora inventaron una nueva: el default selectivo. No existe. Impedir que alguien cobre no es default. Les dije que iban a tener que inventar una palabra". "Nos quieren voltear porque volvimos a hacer un país viable", mandó fruta Cristina, sin siquiera sonrojarse. Nada más alejado de la realidad. ¿Acaso un país con recesión y más de 35% de inflación puede ser viable? 
 
Cristina y sus fanáticos seguidores intentan imponer la lectura de que el fracaso en las negociaciones con los buitres en Nueva York es una disputa en la que el gobierno está defendiendo los intereses nacionales. Nada más alejado de la realidad: si hoy nos encontramos en default es por la incompetencia del elenco gobernante, que carece de capacidad y de contactos en los centros de poder internacional.
 
La realidad concreta desmiente a Cristina.  Por más giros gramaticales que quieran hacer, la cesación de pagos es un hecho concreto. Y no se trata de algo imprevisto. Ya hace dos años, cuando los buitres embargaron la Fragata Libertad en Ghana, estaba claro de que había que poner en marcha acciones decididas, enmarcadas en un plan diseñado por equipos técnicos capacitados, para no llegar a esta situación. Nada de eso se hizo, y ahora estamos pagando las consecuencias.
 
La Argentina, desde hace varios meses, está en recesión. Pero ahora, con la cesación de pagos, será imposible que aparezcan las inversiones que se requieren para poner en marcha el aparato productivo. Nadie arriesgará su capital ante semejante incertidumbre. Y por eso ya se habla de una caída de 3 puntos en el Producto Bruto Interno, lo que se traduce en despedidos, pobreza y marginalidad.  
 
Lejos de intentar encontrar soluciones, Cristina decidió refugiarse en su núcleo duro, en el aplauso cautivo de la militancia rentada que le celebra absolutamente todo porque le pagan para eso. Así fue como, luego de hablar por cadena nacional, CFK se apareció en el patio de la Casa Rosada y pronunció tres discursos, teniendo como auditorio a un conjunto de personas cuyos sueldos y planes sociales salen de los impuestos que pagamos todos los ciudadanos. 
 
Todo ese dinero que se malgastó en clientelismo y corrupción es lo que hace que la Argentina esté con la soga al cuello, siendo un país absolutamente vulnerable. Por ello, las decisiones de un simple juez de primera instancia de Nueva York hacen tambalear toda la estantería económica.
 
Lo que se avecina, lamentablemente, no pinta para nada bien. Lo positivo es que "la vida continúa" y a este gobierno sólo le quedan 16 meses en el poder, tiempo suficiente para que comience a surgir una alternativa que nos saque de la postergación.
 
Donde el horno no está para bollos es en el peronismo. El PJ advierte que la resolución defaulteadora de Cristina, la inflación y la recesión, van a potenciar el mal humor de una sociedad agobiada por los apremios de la economía real. Lo que puede expulsarlos del poder nacional y provincial en 2015.
 
La Opinión Popular
 

31-07-2014 / 17:07
 
Cuando el horno no está para bollos, los K están de fiesta. Algunos sectores del ultra kirchnerismo preparan un acto de homenaje para el próximo martes 12 de agosto en el Luna Park para mostrar su apoyo al vicepresidente Amado Boudou, investigado en múltiples causas judiciales y procesado por el caso Ciccone.
 
Se trata de un evento de desagravio por el fallo, que según la visión de los organizadores es injusto, del juez Ariel Lijo y la posterior condena mediática que habría recibido el polémico funcionario. Con el respaldo de Cristina, el vicegobernador bonaerense Gabriel Mariotto y el ex piquetero Luis D'Elía, forman parte del grupo de convocantes.
 
Se pretende conseguir una asistencia de alrededor de 10.000 militantes rentados bajo el lema "Argentina o Buitres". La atención se centrará en mostrar respaldo al gobierno de Cristina ante el conflicto económico con los fondos y, dentro de este acto, denunciarán lo que los organizadores consideran una "causa judicial armada" contra Boudou, a pesar de todas las prubas que hay en su contra.
 
Dime con quién andas... En el acto aparecerán algunos de los presidenciables del oficialismo como Agustín Rossi, Sergio Urribarri, Julián Domínguez y Jorge Taiana puesto que fueron los que se pronunciaron en contra de los Fondos Buitre y en apoyo a Boudou, pero no les llegó invitación ni al gobernador bonaerense, Daniel Scioli, ni el ministro de Interior y Transportes, Florencio Randazzo, candidatos de Frente para la Victoria.
 
Si un integrante del Gobierno corre peligro de ir preso por corrupto, pues a hacerle un acto de homenaje en el Luna Park y el juicio será ignorado. No se olviden de homenajear al gordo Valor, también necesita apoyo.
 
La Opinión Popular
31-07-2014 / 09:07
  La presidenta Cristina Fernández hablará esta tarde desde la Casa Rosada para negar el default con el famoso "relato", nada más que un cuento imaginativo que les sirve para entusiasmar a los fanáticos de la militancia rentada ultra K.
 
La cita figuraba anoche en la agenda de 13 gobernadores que vendrán al Salón de las Mujeres de la Casa Rosada para firmar un papel muy a tono con el clima económico y político: la prórroga trimestral del programa de desendeudamiento con la Nación.
 
No por casualidad se habría agendado el evento post Día D. "Es para mostrar que la economía del país sigue en pie, normal". Y para continuar con una campaña propagandística destinada a convencer a la ciudadanía de que el default es un episodio más de la lucha de los defensores de la soberanía nacional contra el imperialismo yanqui.
 
Más allá de los detalles protocolares, en la oficina del Secretario General de la Presidencia, Oscar Parrilli, ultimaban ayer la convocatoria para teñir los pasillos de Balcarce 50 de militancia ultra kirchnerista -rentada- y mostrar el necesitado respaldo por TV, luego del revés jurídico en Nueva York.
 
Aun si resucitara el acuerdo con los bancos privados, en despachos oficiales no esperan cambios en el discurso presidencial. Ya desde ayer, el gobierno comenzó el operativo minimización del default y por supuesto que Cristina lo seguirá negando. Es mucho más fácil atribuir el colapso del modelo K a la codicia de especuladores financieros y jueces yanquis desalmados que a la irresponsabilidad de su gobierno.
 
La Opinión Popular

31-07-2014 / 08:07
31-07-2014 / 07:07
  Se cumplió ayer el plazo del juez Thomas Griesa para acordar con los fondos buitre el pago de la sentencia. Y por obra y gracia de Cristina Fernández, Argentina está desde ayer en default. La segunda cesación de pagos en 12 años. ¿Será esta vez un default de días, de meses o de años? La respuesta está en el "acuerdo entre privados", de la que habló ayer Axel Kicillof.
 
Ese acuerdo entre privados, fundamentalmente bancos privados locales y fondos buitres, seguía siendo anoche la única y más seria perspectiva, aunque las palabras del propio Ministro habían frenado en seco esas negociaciones. Kicillof petardeó el acuerdo y apostó a la "malvinización" del conflicto.
 
Kicillof, en su conferencia de prensa en Nueva York, hizo un largo recorrido de las pretensiones de los buitres. Pero omitió considerar un aspecto fundamental: esos fondos tienen a su favor una sentencia del juez Griesa, confirmada por una Cámara de Apelaciones y respaldada indirectamente por la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos.
 
En medio de su torrente verbal, Kicillof hizo mención de la ley 26.886 que les prohíbe a los funcionarios públicos argentinos pagar más que lo que el Gobierno concedió a los bonistas que refinanciaron sus deudas. Fueron tan duras las palabras del Ministro que ahora se duda de que alguna vez el Gobierno haya buscado un acuerdo con los buitres.
 
Las conversaciones entre banqueros y holdouts se pararon de inmediato, quedaron congeladas en ese momento crucial. ¿Bancos argentinos comprarían bonos al 100% de su valor para recibir luego sólo el 35%? Los buitres podían hacerles a los bancos una quita en los intereses a cambio de un pago en efectivo en plazos rápidos, pero no renunciarían al beneficio de una sentencia favorable.
 
¿Acaso puede imaginarse a esos banqueros ofreciendo cientos de millones de dólares sin la garantía de que les serían devueltos? Al revés, los banqueros retrocedieron cuando advirtieron que las promesas verbales del Gobierno podrían no cumplirse, después de escuchar a Kicillof.
 
El problema es la interna del Gobierno. Una línea une a Capitanich con el presidente del Banco Central, Juan Carlos Fábrega, quien fue el que negoció con los bancos. Otra línea agrupa a Cristina con Kicillof. Es impensable que Fábrega y Capitanich hayan llegado tan lejos sin el consentimiento de Cristina. ¿Influyó más Kicillof, al final?
 
El otro problema es que Cristina está en una posición muy dura, que se agudizó cuando las encuestas que manejan en el Gobierno confirmaron que la imagen del oficialismo subía a medida que se agudizaba la pelea con los buitres. ¿Se engolosinaron con las encuestas? ¿Se impuso la visión del núcleo duro que está convencido que la pelea con los buitres "garpa" políticamente?
 
Así, el país ingresó en un escenario imposible de predecir. Un default es un default, aunque Cristina le ponga el nombre que quiera y sólo durara pocos días. Será mucho peor mientras más dure. En los próximos días podría caer, además, toda la deuda reestructurada ante la falta de pago. Una cláusula de los canjes dice que un incumplimiento puede derrumbar toda la reestructuración.
 
La Argentina volvería a las condiciones que vivió en 2002. La muy mala situación actual de la economía: recesión, inflación, déficit fiscal, creciente desempleo, podría empeorar. El recorrido del kirchnerismo sería, en tal caso, a un círculo perfecto: terminaría en el mismo lugar donde empezó. Todo lo que avanzó Néstor, Cristina lo volvió hacia atrás.
 
La Opinión Popular

NicoSal Web Design

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar